Conoce la historia de Juan Pablo

Desde el primer momento supimos que deseábamos con todo el corazón poder tener una familia.

Me entere a las 15 semanas de embarazo….  esto se debió a que mi ciclo menstrual se mantuvo.

Supimos que sería varón desde el primer eco y con cada cita siempre todo era normal.

A las 37 semanas

El médico nos informa que no estaba produciendo líquido amniótico, ni tampoco estaba irrigando sangre correctamente en el cordón umbilical, lo mejor era una maduración de pulmones, guardar un respectivo reposo absoluto y esperar una semana para poder realizar una cesárea.

Los días pasaron y Juan Pablo nació el 26 de Enero de 2018 a las 18:55 pesó 2.900 y midió 58 cms

jaun pablo recien nacido

Era el único bebé en el área neonatal.

Cuando nos iban llevando a la habitación estaban mi marido, mi hermana y mi mamá, el pediatra que estuvo en el paro pidió hablar con mi marido en privado.

Le expresa de forma seca que Juan Pablo tenía rasgos de niños con síndrome de Down, mi marido emocionado con JP en brazos le respondió al doctor: “¿cuál es el problema?”

Nuevamente el doctor le dice: “su hijo tiene síndrome de Down”, él, feliz y orgulloso, le respondió “que importa que tenga síndrome de Down, voy a tener a alguien que me va a llamar PAPÁ”

Mi hermana y mi mamá emocionadas preguntaron: ¿está sano?

Cuando por fin llegue a la habitación todos se olvidaron de lo que había dicho aquel Dr., yo estaba cansada y lloraba de la emoción.

Estuvo entre mis brazos y los de mi marido en todo momento, alegres por un hermoso camino que todos estábamos por comenzar.

Me enteré al día siguiente de las dudas que tenía el pediatra

Sin embargo, lo que nos incomodó como familia fue la forma en como el doctor abordó la situación, por eso decidimos buscar una segunda opinión.

El pediatra lo encontró perfecto, le realizaron pruebas de sangre y todo perfecto.

Aunque de momento no teníamos un diagnóstico, desde el principio decidimos iniciar terapias para que pudiera alcanzar sus metas a los 6 meses iniciamos con terapia acuática

El doctor nos recomendó que fuéramos a un genetista.

Fue un proceso poder encontrar a alguien y aún más conseguir una cita, cuando por fin se logró tuvimos que viajar al otro extremo del país. Durante este tiempo nos preparamos en todos los aspectos para el resultado que fuera.

Al finalizar la consulta con la genetista, la cual duró 2 horas, nos pidió confirmar con el examen de cariotipo, esto por las señales de su condición se prestaban para dudas.

Luego de 2 meses llegó el resultado: “Trisomía 21 por Translocación Robersoniana 14,21.“. 

Más decididos que nunca continuamos con las terapias.

“agua”, “mamá”, “papá” y “Juan” fueron parte de sus primeras palabras. Caminó a los 14 meses. 

Hoy tiene terapias de lenguaje y terapia ocupacional. 

Es un niño feliz, amado y respetado. 

Cada día es más independiente y autónomo. Salta, corre, sale con su papá a andar en bicicleta. Su desarrollo físico está perfecto, nada y ama la playa.

Si han habido momentos en los que sentimos malas miradas o comentarios fuera de lugar, pero con amor enseñamos de como ha sido este maravilloso camino.

Juan Pablo es nuestro pequeño gran guerrero, estamos muy orgullosos de él.

Gracias por su honestidad y compartir su historia

Conoce más sobre @extraoridinario_juanpablo y su familia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.