Mujeres con síndrome de Down y cáncer de mama

  • Salud

Octubre además de ser un mes donde llamamos a hacer consciencia sobre el Síndrome de Down, también es un mes, donde hacemos la invitación a todas las mujeres, para hacerse un chequeo general, para diagnosticar o descartar Cáncer. 

Cáncer de mama o seno 

El cáncer del seno, un cáncer común en las mujeres, es una enfermedad en la cual se
encuentran células cancerosas (malignas) en los tejidos de la mama. Este tipo de cáncer pudiera ser mas fácil detectar si conocemos nuestro cuerpo. 

En ocasiones se desarrollan nódulos en los senos, la mayoría de los nódulos mamarios no son cancerosos; sin embargo, hay que evaluar cuidadosamente todo tipo de nódulo, debido al riesgo de que pueda ser un cáncer; muchos nódulos mamarios son quistes llenos de líquido, que se agrandan hacia el fin del ciclo menstrual, es posible que evoluciones con o sin dolor.

Debido a ello, se debe realizar un autoexamen cada mes, después de la menstruación, en busca de crecimientos anormales u otros cambios.

Algunos estudios hacen referencia a que las personas con síndrome de down, sufren una menor incidencia de tumores sólidos, como lo es el cáncer de mama, sin embargo si hablamos de que no podemos generalizar a todas las mujeres con Síndrome de down, mucho menos en algo que pudiera afectar su salud. 

Autoexploración

Esta técnica, aumenta la posibilidad de detectar a tiempo algún signo de enfermedad en las mamas, se debe realizar una vez al mes, se recomienda que sea a partir de los 20 años de edad.

Es deber del personal médico o de enfermería de la unidad de salud, enseñarle como autoexplorarse y proporcionarle información sobre los síntomas y signos del cáncer de mama, al palparse cada mes, aprenderá a conocer su consistencia, su forma, su textura y desarrollará mayor sensibilidad en sus manos, lo que le permitirá identificar cualquier cambio.

Cáncer Cervicouterino 

El cáncer cervicouterino, también conocido como cáncer de cuello de la matriz, es un tumor maligno que inicia en el cuello de la matriz y es más frecuente en mujeres mayores de 30 años.

Es el crecimiento anormal de las células que se encuentran en el cuello de la matriz. Al inicio las lesiones son tan pequeñas que no se pueden ver a simple vista y duran así varios años.

Cuando el cáncer está en una etapa avanzada se puede ver a simple vista en la exploración ginecológica o causar otras molestias, entre ellas, el sangrado anormal después de la relación sexual, entre los periodos menstruales o después de la menopausia, aumento del flujo de sangrado vía genital con mal olor, dolor de cadera y pérdida de peso.

¿Cómo se detecta?

La forma más fácil es con el papanicolaou, que se debe realizar 1 vez al año.  Es un estudio que se deben hacer todas las mujeres que ya iniciaron relaciones sexuales o que tienen más de 25 años. Consiste en la introducción de un espejo vaginal que permite ver el cuello de la matriz y tomar una muestra de células, que son analizadas para identificar si son normales o presentan alguna alteración.

IMPORTANTE

El no haber tenido relaciones sexuales, no exime de tener cáncer cervicouterino, es por eso, que la recomendación se dirige a que se realice el estudio a partir de los 25 años, o cuando su ginecólogo lo sugiera. 

La verdadera inclusión comienza en casa, atendamos a nuestras mujeres, como lo hacemos todas. Visitar al ginecólogo cuando llega el primer periodo o la adolescencia. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.