Conexión Piel e Intestino

  • Salud

Sabemos que nuestro cuerpo está conectado, y que la forma en la que nos alimentamos tiene todo que ver en como nos vemos, y es así que existe una relación importante entre nuestra piel y nuestro intestino. 

El intestino fue considerado durante muchos años de una forma mecánica . Un simple “tubo” por donde pasaba la comida antes de ser excretada.

Pero durante el siglo pasado aparecieron muchas líneas de investigación y se descubrieron muchas y asombrosas funciones. 

Radiografía del intestino

Para comprenderlo mejor, hoy te contamos que existen 3 “actores” importantes es nuestro intestino:

  1. Las células que recubren el “tubo” intestinal por dentro, es decir, la mucosa.
  2. Las bacterias intestinales: la flora o microbiota.
  3. El sistema inmunitario intestinal.

 La mucosa: forma una serie innumerable de pliegues que se llaman vellosidades, a modo de “origami” – el papel plegado japonés. Hace esto para aumentar la superficie de absorción en un espacio más reducido. Sin embargo, si estiráramos todas esas vellosidades , sería igual a la superficie de un campo de tenis (unos 300 metros cuadrados).

Y ¿por qué es tan importante que haya tan gran superficie? Para una mejor absorción de los nutrientes que le llegan con los alimentos

 La flora: se llaman así a las bacterias que viven en el intestino. Tenemos 10 veces más bacterias que células.

Sistema inmunitario intestinal:  aunque no sea un hecho muy conocido lo cierto es que el intestino es responsable del 60 al 70% de nuestras células inmunitarias. 

Las alteraciones de la mucosa, como el síndrome del intestino permeable , se pueden asociar con cuadros como acné, la rosácea, la psoriasis o la dermatitis atópica. 

De hecho esta bien documentado que algunos pacientes con psoriasis, pueden ser celíacos o tener intolerancia al gluten, lo que causa el sufrimiento y la inflamación de la mucosa intestinal. 

Las alteraciones de la flora pueden originar “disbiósis” que sucede cuando se pierde masa bacteriana benéfica o microbiota intestinal.

 

Las bacterias patógenas el potencial de fabricar “Histamina” que en cantidades elevadas puede producir picores y erupciones o agravar cuadros como la dermatitis atópica, la psoriasis y la rosácea. 

El segundo cerebro

A estos tres “actores” de los cuales hemos hablado hoy podríamos agregar otra función importantísima: la de ser el segundo cerebro.

Las alteraciones del segundo cerebro  explican muchos estados anímicos que pueden acompañar a algunas enfermedades de la piel: estados depresivos, irritabilidad, ansiedad.

De allí que sea tan importante el enfoque integrativo: contemplar todos los síntomas del paciente, más allá de la piel, porque muchas veces responden a un mismo desequilibrio que hay que corregir.

Cuando sea así, corregir los trastornos intestinales puede mejorar algunas enfermedades cutáneas y ciertos estados anímicos que las acompañan.

Por eso la importancia de cuidar lo que entra en nuestro cuerpo, y la de nuestra familia.

Elegir siempre alimentos de preferencia orgánicos, pero de no ser posible, por lo menor evitar alimentos procesados, harinas, lácteos, e identificar cuales en lo particular nos inflaman, o hacen sentir incómodos. 

 

2 pensamientos sobre “Conexión Piel e Intestino”

  1. Mi niña tiene la piel muy sensible, ha tenido hongos y lesiones como la de la foto, acné, la he llevado a infinidad de médicos y le han mandado cremas champús etc, nada funciona. Decidí quitarle la leche, sólo toma kefir y ahora el endocrino le prohíbe comer gluten, tendrá algo intestinal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.