Estimulación sonora para personas con síndrome de Down

Los principios de la estimulación sonora vienen del Dr Tomatis, un médico otorrinolaringólogo francés, quien desarrolló una pedagogía de escucha que incita a la persona a encontrar de nuevo por medio de música sus capacidades de atención, concentración, análisis y comprensión de lo que se escucha, lo que mejora sus habilidades para comunicarse efectivamente.

A partir de esta teoría, se han creado aparte de Tomatis, otros programas similares 

¿Cómo funciona la estimulación sonora?

El cerebro simplemente bloquea los sonidos que anticipa que serán dolorosos, y al no poder entrar y estimular directamente el sistema auditivo , se tiene que “engañar” al cerebro para que escuche los sonidos.

Con la electrónica, se puede introducir un sonido al sistema auditivo en una función escalonada, sin que el cerebro tenga la oportunidad de anticiparlo.

Si, cuando se introduce este nuevo sonido, es suave y no amenazante, el sistema no lo apagará y entonces se tendrá la oportunidad de proporcionar estimulación al sistema auditivo que estaba previamente bloqueado.

Y aunque muchos aseguran que poner música clásica todos los días desde bebés, estos estos programas de estimulación sonora consiste en que la persona escucha música que ha sido modificada digitalmente, como amortiguando o limitando las frecuencias pico, variando aleatoriamente las frecuencias altas y bajas de forma aleatoria o variando el volumen. 

Esta música la escuchan a través de audífonos, en sesiones diarias. 

En este video explican sobre el método tomatis

Algo también común en este tipo de terapia es que son costosas, algunas incluyen el comprar además de la música, aparatos específicos.

Estas terapias suelen darse a través de personal que ha tomado ya entrenamiento, y al menos en México, hay escuelas que incluyen esta terapia dentro de sus programas

¿Funcionan para nuestros hijos con síndrome de Down?

Existen diferentes opiniones al respecto, en cada programa encontrarán información donde aseguran su efectividad. 

Aunque no fueron específicamente diseñados para personas con síndrome de Down, estos programas dicen ser de gran beneficio en la vida de nuestros hijos, pues muchos de ellos tienen fallos en la calidad auditiva, hipersensibilidad a algunos ruidos, dificultad para comprender instrucciones de varios pasos, déficit de atención y/o pobre lenguaje.

¿Han tenido experiencia con este tipo de programas? ¿cuál y cómo les fue? Déjenos en los comentarios sus respuestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.