¿Qué es la propiocepción y cómo trabajarla?

Hace un par de semanas hablamos del procesamiento sensorial y los 8 sentidos que nos ayudan a obtener información, uno de ellos es la propiocepción, que es la conciencia de la posición de nuestro cuerpo, por medio de nuestros músculos y articulaciones que envían estos mensajes a nuestro cerebro.

Dependemos de esta información para saber exactamente dónde están las partes de nuestro cuerpo y planificar nuestros movimientos.

Cuando nuestro sentido propioceptivo funciona bien, hacemos ajustes continuos en nuestra posición.

Este sentido nos ayuda, por ejemplo a:

  • Mantenernos en una posición óptima en una silla
  • Sostener un bolígrafo o un tenedor de la manera correcta
  • Juzgar cómo maniobrar a través del espacio
  • Saber la distancia de las personas para no estar demasiado cerca o demasiado lejos
  • Planificar cuánta presión ejercer para no romper un lápiz o lastimar a un animal
  • Para cambiar acciones que no tuvieron éxito, como el lanzamiento de una pelota.

 

Si este sistema no funciona correctamente, el niño debe prestar atención a las cosas que deberían ser automáticas.

¿Qué actividades podemos hacer con nuestros hijos para trabajar la propiocepción?

El sistema propioceptivo se activa a través de actividades de tipo empujar / tirar, saltos y actividades que involucran peso y presión profunda o toque firme.

Te dejamos una lista de más de 25 actividades que pueden hacer en casa 

  1.  Actividades “pesadas” como llevar los comestibles, cargar la canasta de la ropa sucia, sacar la basura.
  2.  Saltar la cuerda.
  3.   Cepillado a presión.
  4. Jugar con arena mojada.
  5. Brincar en trampolín.
  6. Reorganizar muebles.
  7. Juegos con las palmas y con los dedos.
  8. Tug of war .
  9. Pasamanos /monkeybar .
  10. Caminar como osos o cangrejo, salto de rana, salto de conejo.
  11. Juguetes para apretar con las manos.
  12. Hacer un “sándwich” con tu hijo entre los cojines del sofá y haciendo presión.
  13. Al bañarse usar guantes de baño, esponja vegetal o una toalla áspera.
  14. Jugar con Play Doh, estirarla, martillarla, apretarla, cortarla.
  15. Dormir con una cobija con peso.
  16. Escalar.
  17. Juguetes con martillo .
  18. Chaleco con peso.
  19. Tareas del hogar como pasar la aspiradora, barrer, trapear, quitar el polvo, limpiar la mesa, llevar baldes de agua, limpiar ventanas con una botella rociadora, cambiar la ropa de cama.
  20. Jugar con slime
  21. El niño se siente en una manta mientras otro tira de la manta y cambia de lugar.
  22. Cavar con una pala.
  23. Abrazos.
  24. Empujar: carreolas, carritos, contra la pared u otra persona.
  25. Masticar chicle y alimentos crujientes.
  26. Trabajo de jardinería: cortar, rastrillar, empujar una carretilla, palear arena, excavar tierra para plantar.
  27. Peleas de almohadas.
  28. Actividades extracurriculares organizadas: gimnasia, kárate, equitación, lucha, natación.
  29. Proyectos de madera que implican lijado, aserrado y martillado
  30. Haga que el niño cierre los ojos y “sienta” dónde están sus piernas, manos, brazos, etc. Pregunte si están arriba o abajo, vea si el niño puede ponerse en diferentes posiciones sin mirar, como hacer un círculo con los brazos y hacer una X con los brazos y las piernas.
  31. Frota los brazos y las piernas  de tu hijo. Aplicar una presión suave en los hombros y la cabeza puede calmarlo. Intente masajear sus manos antes de que intente una tarea difícil de motricidad fina.
  32. Compresión de articulaciones
  33. Ennrolla a tu hijo en una cobijta, como un burrito
  34. Aventar una pelota con peso
  35. Cargar una mochila con peso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.