Sebastián

Conoce a Sebastián de @solimar_lz

Conoce a Sebastián de @solimar_lz.  De manera muy honesta su mamá Solimar nos cuenta lo que sintió al quedar embarazada en lo último de su adolescencia y como planean el futuro de Sebastián.

“Con mi esposo siento que por fin fue un final feliz para mi y para Sebastián. Tengo suerte de mi hermosa familia.” 

Solimar, mamá de Sebastián.


Tenía 18 años cuando me enteré que estaba embarazada. Era esa época en la que como todo adolescente estaba el pendiente de salir de fiesta y tomar con mis amigos, tenía un año en la universidad.

Cuando me enteré estaba asustadísima,  no quería decir nada. Yo vivía con mi tía y mi hermano, cuando mi familia se enteró todos me apoyaron.

Fue en febrero del 2009 cuando me dice la doctora que yo tenía 16 semanas de embarazo, yo era bastante irregular. Mi novio que tenía 27 años, decidió dejarme estando embarazada.

Así pasaron los meses, yo sola. Nunca dejé la universidad gracias a Dios, y Venezuela no estaba como actualmente en crisis y pude seguir adelante, pero si fue difícil aceptar que estaba embarazada.

Algo en mi me decía que algo andaba mal pero según todos los exámenes todo iba bien. Llegó junio, estaba en el salón de clases y comencé a sentir una incomodidad, cuando se termina la clase voy a mi apartamento y busqué en internet, así supe que ya eran contracciones. Iban y venían cada cierto tiempo y más fuerte.

Llegué a la maternidad del Hospital, el cual era horrible porque casi todos los centros de salud público están así, cuando me atendieron ya había muchas muchachas, hasta menores que yo, todas llorando.  Un doctor le decía a una “aguante que usted viene todos los años”.

Estaba muy asustada, escuchando a todas esas mujeres gritar. Estaba sola, a nadie de mi familia dejaron pasar. Cuando ya venía Sebastián de @solimar y comencé pujar no salía y los doctores me hicieron fórceps.

Me dejaron ahí con las piernas abiertas y comencé a escuchar “esto es un caso de  T21”.  Que iba saber yo que estaban hablando de trisomía 21. Me traen a mi bebé envuelto, lo pesaron y todo eso lo hablaron frente a mí nunca lo quitaron de mi vista.

Cuando lo veo estaba tan hermoso, tan normal le di un besito en su cabecita y me preguntaron “¿sabías que tu bebé tiene síndrome de Down?”, Yo les dije que no, apenas me entero allí en la habitación.

Cuándo llegamos a la habitación una doctora lo ve y lo bajó de nuevo a la sala porque tenía ictericia, lo llevaron a cuidados intensivos

Era todo aguadito mi bebé. No sabía yo que era por la hipotonía.

Una vez cuando bajé a verlo había un doctor preguntándole a la enfermera “¿de quién es este mongolismo?” estaban hablando de mi bebé, de mi Sebastián. Eran unos insensibles, al igual que las enfermeras, me las pasé muy mal el tiempo allí.

Ya llegando a la casa y yo no sabía ni cómo lo iba a voltear en su cunita, Sebastián de @solimar_lz era tan aguadito. Comenzamos las terapias de rehabilitación, lo llevé a una fundación. Fue lo mejor que me pudo pasar, allí él vio sus terapias, me donaba su leche de fórmula, nos apoyaron. Yo estuve trabajando pero el apoyo fue lo mejor que nos pasó.

Sebas terminó la terapia allí, comenzó en un colegio regular donde tuvimos muy mala experiencia, las maestras no lo querían allí.

Sebastián con su mamá

¿Ha sido saludable?

Bueno, Sebastián era muy aguadito, demasiado, y al segundo mes de vida yo lo llevé para AVESID una asociación que está aquí en Venezuela, en Caracas, ahí atienden a niños con síndrome de Down. Me ayudaron muchísimo, desde protrusión de la lengua hasta comenzar a sentarse a gatear.

En general Sebastián de @solimar_lz ha sido un niño saludable, únicamente en el 2014 fue operado de adenoides y las amígdalas, y le hicieron como una limpieza por los conductos auditivos porque los tenía tapados de moco. Sebastián vivía con moco, así pasó cuatro años pero moco verde excesivo.

¿Cómo aprendiste tu del síndrome de Down?

Yo vivía con mi tía en su apartamento y nuestra vecina, que es un año mayor que yo, Karen, ella tiene síndrome de Down. Yo jugaba con ella desde pequeñita, tenemos video de ella y yo jugando como de siete añitos, y pues a mi familia me explicaba porque ella tenía los ojos achinados, porque no hablaba bien y obviamente a medida que yo fui creciendo fui entendiendo.

También aquí en otro estado del país hay una prima lejana que tiene también un niño con síndrome de Down, entonces pues ya estaba yo enterada de lo que era.

¿Eras tan joven? ¿Qué fue lo que más te ayudo?

Creo que lo que más me ayudó de verdad fue ir al psicólogo, estuve yendo al psicólogo durante varios meses porque me pegó demasiado haber quedado embarazada y que mi novio me haya dejado sola, porque nosotros estuvimos casi dos años juntos y de verdad que me marcó mucho, y más en esta etapa de adolescencia.

Fue muy difícil y yo creo que una de las cosas que me ayudó fue eso, también mi familia. Mi familia en todo momento me estuvo apoyando muchísimo.

Cómo no sabía que el niño venía con síndrome de Down cuando el niño nace eso fue una noticia super dura para toda mi familia porque es difícil afrontar esto, porque uno siempre piensa que ciertas cosas no te van a pasar, uno dice “no, no, no creo”, o uno comenta “mira lo que le pasó a X persona”, pero uno jamás se ve en ese espejo hasta que te pasa, y bueno nada, su apoyo fue incondicional también.

Sebastián con su mamá y hermano

¿Cómo vez el futuro? Más con la situación de su país.

Pues existen muy pocas posibilidades por ejemplo, en los deportes muchas veces, porque ya me ha pasado, si lo vas a incluir en un deporte debe ser que lo practiquen solo personas con discapacidad de lo contrario no lo aceptan.

Logré ingresar a Sebastián de @solimar_lz en un colegio especial, en el colegio regular me hicieron a mí todo imposible, eso fue un trauma, pero actualmente ya tiene años en su colegio especial. Ahí le va muy bien gracias a Dios, y en general hasta ahora todo va muy bien.

Lo tenia en  terapia de lenguaje pero lo tuve que retirar cuando nació su hermano porque se me hacía complicado llevarlo, también lo tenía en natación y lo retiré porque la operación no podía estar en natación. Voy a llevarlo para ver si lo puedo incluir en atletismo.

El futuro para Sebastián es estar yo aquí pensando en incluirlo en ciertos cursos y talleres para que aprenda cosas con madera, así algo básico pero que él se sepa defender con algo porque pues me da pendiente mi familia.

En mi familia ya están grandes, mis tíos, mi mamá ya va cumplir 60 años. Aunque ellos me ayudan aún me da miedo porque no sé de verdad, no sé si yo llego a morir o mi esposo con quien quedaría Sebastián no lo sé. Su hermanito está chiquitito, bueno, él va a crecer pero es incierto que haga de su vida.

Fui madre soltera, todo con la compañía de mi familia. Con el tiempo conocí a mi ahora esposo y ahora Sebastián es hermano mayor de su hermanito de seis meses. Con mi esposo siento que por fin fue un final feliz para mí y para Sebastián.

Sebastián con su familia

Tengo suerte de mi hermosa familia.

 

Gracias por su honestidad y compartir su historia

Conoce más sobre sebastián de @solimar_lz y su familia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.