Lactancia Materna en bebés con Síndrome de Down

  • Salud

 

 

La semana pasada hablamos sobre “Hipotonía“, uno de los grandes obstáculos o mitos dentro de la lactancia materna en los bebés con Síndrome de Down, sin embargo el acceso a las tecnologías nos han permitido, tener mayor información y cada vez mas familias están optando por ella como la forma de alimentar a sus hijos o hijas , independientemente de una condición.

 La Academy of Breastfeeding Medicine, la American Academy of Pediatrics, la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones internacionales recomiendan que todos los lactantes sean amamantados a menos que exista una contraindicación médica.

Resulta especialmente importante que los lactantes y niñas o niños pequeños con hipotonía, incluidos aquellos con Síndrome de Down, sean amamantados debido a su mayor riesgo de morbilidad asociada a la alimentación artificial.

Por ejemplo, los niños y niñas con síndrome de Down  son más propensos a sufrir infecciones óticas, respiratorias y de otros tipos, presentan una mayor incidencia de otras anomalías congénitas, como malformaciones cardíacas y digestivas, además de anomalías bucales y maloclusión.

Una revisión sistemática de los efectos de la lactancia materna sobre estos problemas en una población con desarrollo típico que la lactancia materna protege frente a la aparición de
infecciones óticas y respiratorias.

Vamos ahora a hablar sobre ¿Qué es la lactancia materna? y los beneficios tanto nutricionales como una fuente de estimulación en todos los sentidos para el bebé. 

Lactancia Materna 

La lactancia materna es el proceso por el que la madre alimenta a su hija o hijo recién nacido a través de sus senos, que segregan leche inmediatamente después del parto, que debería ser el principal alimento del bebé al menos hasta los dos años, o hasta que ambos lo decidan. 

La leche materna es indudablemente el mejor alimento para el bebé, la naturaleza en su  sabiduría previó que cubriera todas sus necesidades nutricionales y más. La leche humana es un  alimento completo que contiene agua, proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y  vitaminas, en la cantidad y calidad exacta a los requerimientos del bebé.  

Provee al bebé de toda el agua que necesita, no siendo necesario por lo tanto dársela aparte de la  leche materna. 

Las proteínas de la leche humana son una fuente importante de aminoácidos necesarios para el  rápido crecimiento del lactante. Entre otros, contiene taurina, un aminoácido importante pare el  desarrollo de las funciones cerebrales. Pero además, muchas de las proteínas son funcionales, es  decir, facilitan la digestión o absorción de nutrientes, maduran el sistema inmune, defienden  contra patógenos y favorecen el desarrollo del intestino.  

Ventajas de la Lactancia Materna

La lactancia materna va aportar múltiples ventajas: 

  • Mejor estado nutricional
  • Mayor protección inmunológica (lo que disminuye de forma muy importante los episodios infecciosos durante los primeros meses de vida);
  • Menor riesgo de sensibilización alérgica;
  • Menor morbilidad y mortalidad infantil;
  • Prevención de enfermedades posteriores, como la diabetes, la aterosclerosis, la obesidad y la hipertensión arterial.
  • Además, los movimientos de succión al pecho van a ayudar a fortalecer toda la musculatura facial, que suele ser hipotónica en los niños  o niñas con síndrome de Down, y a mejorar la oclusión. Ello repercutirá después favorablemente en la masticación y en desarrollo del habla. 

Consejos para una Lactancia Exitosa

:

  1. Iniciar la LM durante la media hora siguiente al parto (siempre y cuando las condiciones de salud de la madre e hijo/a lo permitan)
  2. Pedir que te enseñen a amamantar
    1. Ambiente tranquilo 
    2. Despertar bien al bebé antes de amamantarlo 
    3. Postura correcta, se recomienda la E-Dancer (*)
    4. Estimular la succión
    5. Facilitar un buen agarre (pezón y areola)
    6. Dar de mamar frecuentemente (a libre demanda, cada que el bebé quiera, sin importar el tiempo que pase en el pecho)

 

(*)El contacto piel con piel facilita los acercamientos frecuentes al pecho. Para esos acercamientos se  debería prestar una particular atención en dar un buen soporte para la cabeza y el cuerpo, ya que el bebé necesita centrar todo su esfuerzo en la succión y no en estabilizar su cuerpo. El uso de un portabebé ergonómico para sujetar al bebé en una posición flexionada permite a la madre usar sus manos para sujetar su pecho y la mandíbula del bebé a la vez (posición de DanCer).

 

En caso de hospitalización es fundamental mantener la estimulación manual del pezón y el vaciamiento adecuado de las mamas.

Consejos para Extracción

  1. Ambiente tranquilo y cómodo
  2. Lavado de manos previo a la extracción, además de usar elementos esterilizados del sacaleches
  3. Etiquetar el recipiente, con nombre de su hijo/hija, fecha y hora.
  4. Respetar las condiciones de preservación de la leche materna (refrigeración, congelador, etc) dependiendo de cuando será usada
  5. Respetar las indicaciones de descongelamiento (refrigerar primero, calentar a “baño maría”)

Para más información sobre el tema, puedes buscar a la liga de la leche de tu país, quien estamos seguros que podrán guiarte, sobre todo si tu bebé acaba de nacer y te estás enfrentando a mala posición lo que puede generar grietas, y en el peor de los casos, una mastitis

1 pensamiento sobre “Lactancia Materna en bebés con Síndrome de Down”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.